Saltar al contenido

Diez curiosidades sobre el sueño para que hoy no te acuestes sin saber algo más

15 de marzo de 2019

Para ser algo a lo que dedicamos gran parte de nuestro tiempo, es poco lo que sabemos sobre el sueño. Cada noche pasamos ocho horas durmiendo (al menos si seguimos las recomendaciones), y no es raro que los fines de semana, o incluso a diario, le echemos otros veinte minutitos de siesta después de comer.

Sin embargo, aparte de lo reparador y placentero que resulta, tenemos un repertorio reducido de conocimientos sobre el dormir y todo lo que lo acompaña. Haciendo honor al refranero, hemos recopilado diez curiosidades para asegurarnos de que no te acuestes esta noche, ni las venideras, sin saber una cosa más.

El artista sonámbulo

Científicos de diferentes países han buscado explicación sin éxito para el extraño don de Lee Hadwin, un galés que lleva pintando en sueños desde que tenía cuatro años. Lo que descoloca a los expertos no es que sea un gran artista estando dormido, sino que sea incapaz de dibujar ni la mitad de bien, por mucho que lo intente, cuando está despierto. “Soy terrible como artista cuando estoy consciente”, admite el propio Hadwin, que ha firmado en brazos de Morfeo más de 600 obras, algunas de las cuales cuelgan de las paredes del Museo Marilyn Monroe en Hollywood. Incluso el presidente Donald Trump tiene un cuadro de este peculiar artista sonámbulo.

Un récord imbatible

Quizá sea el mejor trabajo que jamás haya hecho un estudiante de instituto para clase de ciencias. En 1964, cuando tenía 17 años, el estadounidense Randy Gardner estuvo sin dormir 264,4 horas o, lo que es lo mismo, 11 días y 25 minutos. El objetivo era no solo batir el récord de 260 horas que tenía por aquel entonces el DJ Tom Rounds, sino también estudiar los efectos que la privación de sueño tiene en el cerebro. Hubo varios intentos posteriores de superar a Gardner, pero los responsables del libro Guinness se han negado reiteradamente a certificar este tipo de récords, al considerarlos peligrosos para la salud. Por tanto, la hazaña de este joven es literalmente imbatible.

Como Gran Hermano, pero sin pegar ojo

Si los ‘reality shows’ convencionales ya te parecen de locos, el que se emitió en 2004 en una cadena de televisión británica va a hacer que te explote la cabeza. Los participantes de ‘Shattered’ no solo estaban siendo grabados las 24 horas del día, 7 días a la semana, sino que además tenían que permanecer despiertos todo el tiempo y superar diversas pruebas para no ser expulsados, además de retos a cada cual más cruel y delirante, como contar ovejas o abrazar un osito de peluche. Al término del programa, la ganadora llevaba a sus espaldas 178 horas sin dormir.

El español que mejor plancha la oreja

En 2010, Pedro López Soria se proclamó campeón nacional de echar la siesta en un torneo celebrado en Madrid. Más de 300 dormilones tomaron parte en esta competición que premiaba con 1000 euros a quien más y mejor durmiera, considerando además factores complementarios pero fundamentales como la vestimenta más creativa, la postura más original o el ronquido más contundente. Como no podía ser de otra manera, la idea de celebrar el Campeonato Nacional de Siesta surgió tras una comilona de aúpa y la innegociable cabezada de después.

Una auténtica satisfacción

Hablando de artistas que desatan todo su potencial tras cerrar los ojos, Keith Richards, el famoso guitarrista de los Rolling Stones, afirma que compuso la famosa melodía de su éxito ‘Satisfaction’ estando dormido. Sonámbulo, registró en una grabadora Philips el ‘riff’ que pasaría a la historia. Cuando despertó a la mañana siguiente, no tenía ni idea de lo que había hecho hasta que escuchó la grabación: dos minutos increíbles de música y “luego yo roncando durante los siguientes cuarenta minutos”, según su testimonio.

Antes muerta que sencilla

Durante la Primera Guerra Mundial, no pocos británicos compartían una peculiar preocupación relacionada con los bombardeos nocturnos de los zepelines enemigos. Si debían evacuar a toda prisa y echarse a la calle en busca de refugio, al tiempo que todos sus vecinos, debían estar presentables. Así fue como el pijama se impuso en Reino Unido, al ser un atuendo de noche de lo más digno y que, al mismo tiempo, resultaba más cómodo que un camisón para salir corriendo. La idea se la copiaron a los franceses, que al parecer ya habían descubierto las ventajas de esta prenda en el contexto bélico. Los había de distintos colores, pero los especialistas en moda de la época recomendaban el azul oscuro en vez del rosa claro por aquello de ser menos visible desde el cielo.

Soñando con la paz

Hoy en día es común que dirigentes de distintos países aprovechen sus encuentros para echarse una simbólica foto de cara a la galería, supuesta prueba de la estrecha relación que mantienen. En la Edad Media, un gesto similar entre reyes era dormir juntos. Durante décadas, los historiadores se preguntaron si el monarca británico Ricardo Corazón de León (1157-1199) podría haber sido homosexual, pues se sabía de una noche que pasó con su homólogo francés Felipe II. Hoy se cree que no hubo nada de romántico o de pasional en el encuentro, sino una simple muestra de alianza entre coronas.

Dormir como animales

Si nos preguntan qué criatura del reino animal es la que más horas duerme cada día, muchos responderemos sin pensarlo que ha de ser el perezoso. O quizá la marmota. En cualquier caso, nos estaremos equivocando. Resulta que el animal más dormilón del mundo es el koala, que se tira entre 20 y 22 horas durmiendo. El segundo escalón del podio lo ocupa el perezoso (20 horas), seguido muy de cerca por el murciélago (19,9 horas) y, algo más lejos, por el armadillo gigante (18,1 horas), la pitón y la zarigüeya (18 horas cada uno). Obviamente, la hibernación no cuenta.

¿Y qué animales son los que menos duermen? La lista la encabezan especies como las jirafas, que duermen entre una o dos horas diarias, en lapsos aproximadamente de 7 minutos durante la noche. Estos animales, a diferencia de otros, lo hacen de pie, puesto que la altura es su principal defensa contra los depredadores. Los elefantes también son de poco dormir, en libertad no pasan de un promedio de dos horas diarias, repartidas a lo largo del día en breves periodos. Su gran tamaño les exige pasar casi todo el día en busca de alimento. En cautiverio, a mesa puesta, duermen en torno a cuatro horas por la noche, aproximadamente dos horas por cada lado.

Con todo el peso del insomnio

Reza porque el juez haya dormido del tirón sus ocho horas si alguna vez te tienes que sentar en el banquillo de los acusados. Un estudio en tribunales estadounidenses ha demostrado que los jueces son más duros cuando han perdido horas de sueño. En concreto, las sentencias que dictan el lunes después de un cambio de hora implican condenas un 5 % más largas de lo habitual.

Las ‘fakes news’ de los 90

Si creías que los bulos que campan a sus anchas por Facebook y otros rincones de la Red son cosa de hoy en día, te sorprenderá saber que ya en 1993 preocupaba la veracidad de las informaciones que circulan por las tres uves dobles. De hecho, para demostrar la prevalencia de las ‘fake news’ en tiempos de las cadenas de email, una revista de entonces se propuso viralizar una noticia falsa: “Nos tragamos unas 8 arañas al año mientras dormimos”. No solo lo logró, sino que aún hay quien se lo cree y quien se ve obligado a desmentirlo.

Por si acaso, que quede claro: no te estás pegando un atracón de invertebrados de ocho patas por las noches. Es lo único falso de todo lo que te hemos contado para que hoy no te acuestes sin saber una cosa más y para que amplíes tus conocimientos sobre el noble y bello arte de dormir, ese al que dedicamos muchas horas al día y que ha dado hasta para crear un campeonato nacional del deporte español por excelencia: la siesta.

—————————-

Con información de Independent, BBC Future, Wikipedia (y 2), El Mundo, The Modern Rogue, The Telegraph, Science Focus, BBC Earth e imágenes de Lee Hadwin, Steve Hopson y Wikimedia Commons.

La entrada Diez curiosidades sobre el sueño para que hoy no te acuestes sin saber algo más se publicó primero en Cooking Ideas.